Mi opinión sobre el AirTag tras un año de uso

El AirTag es un dispositivo de seguimiento desarrollado por Apple. Está diseñado para actuar como un buscador de llaves o determinadas cosas materiales, lo que ayuda a las personas a encontrar objetos personales.

Un año con Airtag

Un año con Airtag

El objeto portador del AirTag aparece en la aplicación “Buscar”, nativa del iPhone, y te dice en cada momento dónde se encuentra dicho objeto y emite un sonido, si pulsas es opción, para que lo encuentres. Si no sabes donde está el objeto, otras personas pueden localizarlo y mandarte un aviso a tu teléfono móvil. Aunque los aparatos de Apple se “chiven” de esta información sobre la localización de un objeto, esta información está cifrada y es absolutamente privada. Sólo el dueño del AirTag puede ver en el mapa la posición del objeto, nadie más puede hacerlo. Basta con que otro usuario anónimo se encuentre cerca de él para retransmitir su posición de forma segura y cifrada.

Apple asegura que la batería (es una pila) de cada AirTag dura un año. Yo lo tengo aún al 70% y lo tengo desde que salió al mercado. ¿Y qué pasa cuando se agota? No es un dispositivo que se pueda cargar de forma inalámbrica, sino que tiene una pila de reloj en su interior. Para cambiar la pila del Airtag solo es necesario abrirlo (presionándolo y girando la tapa) y colocarla. El modelo de pila concreto es el CR2032, que se encuentra en muchos supermercados o en Amazon.

Mi experiencia de uso tras un año con el AirTag:

Yo lo llevo en el llavero. De hecho me compré el llavero de cuero de Apple, que me costó más que el AirTag en sí. El localizador es realmente barato, son 35€ y el llavero me costó unos 40€. Sí, ya se, Apple y barato no casan… pero esta vez sí lo hicieron.

La verdad es que en este año lo he usado unas cuatro veces, todo hay que decirlo, y una fue porque mi hija me escondió las llaves y me hizo hacerlo sonar para escucharlo, porque le hacía ilusión. Las otras veces han sido por necesidad 2 y otras tantas para demostrar su funcionamiento, la verdad. Pero vamos, que las hubiera encontrado igual sin el AirTag. Sinceramente no encuentro necesario comprar dicho objeto. Puede que en algunas ocasiones sirva para algo, pero para mi no. Son los 35 € peor usados en mi vida.

Si no lo tienes, no lo compres. Si lo tienes, de elemento decorativo no está nada mal, es bonito. Se que hay gente que le saca mucho partido y lo usa de verdad, pero yo no le encuentro sentido. Hay quien lo lleva en maletas, mochilas, monederos, etc., y lo utilizan diariamente, yo no y no lo haré. No me gusta. Es la peor compra de Apple que he podido hacer.

¿Cuál es la tuya?.

Comenta