Para personas ciegas iOS 8 es poco accesible

Por desgracia, para las personas ciegas iOS 8 no es tan accesible como eran todos los iOS que han aparecido anteriormente. Contiene una serie de errores que hacen que las personas con este tipo de deficiencia no puedan usar su iPhone, iPad o iPod TOUCH con la normalidad que venían haciendo.

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Si por algo se han caracterizado los dispositivos APPLE, a parte de su calidad en los productos, es la accesibilidad que ofrecía a todo tipo de personas con alguna minusvalía visual. Por ejemplo iPhone, puede ser que sea el smartphone que más usan personas con algún tipo de deficiencia en la vista.

Personas ciegas iOS 8

Leitnez Torres, una de nuestras más fervientes seguidoras, nos ha transmitido un problema que le ocasiona iOS 8 en su día a día. Desde su BLOG TIFLOS, especializado para ayudar a personas ciegas o con poca visión en el uso de dispositivos de APPLE, nos comenta como iOS 8 es muy poco accesible a personas con este tipo de minusvalía. Os recomendamos que lo leáis porque no tiene desperdicio.

PARA PERSONAS CIEGAS iOS 8 ES POCO ACCESIBLE:

Gente, cuando mis problemas de visión me hicieron imposible manejar un celular por mí misma, comenzó la búsqueda de algún soporte tecnológico que me hiciera posible lo que consideraba imposible. Se me ocurrió empezar en Google tecleando la frase ciegos con celulares. Lo más destacado de esas búsquedas fue el Mobile Speak de Code Factory. Estuve a punto de hacer un lío y comprarme un Alkatel que fuera compatible con Android. No sé que versión. en esa época no sabía lo que eran versiones de sistemas operativos para móviles.

Mientras planeaba la manera de conseguir dinero para el Alkatel, seguía buscando y buscando. Gracias a Dios se cruzó por mi camino el episodio 31 del podcast Tiflo Audio del gran Manolo Álvarez. En él se demostraban todas las posibilidades de accesibilidad de iOS 5 en un iPhone 4s. Desde antes de terminar el episodio ya había tomado la desición de conseguir ese teléfono aunque tuviese que vender mi marido a una turista europea.

Pasé mucho trabajo porqe muchos intentaron engañarme tratando de venderme un terminal 4 haciéndolo pasar por un 4s, pero yo lo descubría yendo a Ajustes, General y buscando a Siri, Si no estaba era cuatro. Otros me traían un terminal con defectos confiando en que no me iba a dar cuenta. Nada que terminé comprándole un 3gs a un sobrino porque ya sabía yo que traía VoiceOver.

El 3gs ya venía con el iOS 6 y fue un salto cualitativo importantísimo para mí porque ya no tenía que llamar a nadie para que me dijese quien me acababa de llamar, para que me introdujera los datos de un contacto o para teclear una nota. Empecé a sentir una sensación de igualdad en la tecnología que ni siquiera me la había imaginado. Estaba prácticamente en igualdad de condiciones que un usuario sin discapacidad en cuanto al uso del celular.

Empecé a descubrir el mundo de las redes sociales, los podcast, la lectura de libros electrónicos, la navegación en internet desde el móvil, etc. Pero yo quería tener más. Quería verme cara a cara con Siri, vaga al fin, pensé esclavizarla para que hiciera cosas por mí. Así que no le hice caso a la lógica ni al sentido común y me fuí derechito a la Cooperativa de Maestros a meterme en un préstamo para conseguir mi tan ansiado 4s.

Lo conseguí en Ebay ayudada por mi hermana que es experta compradora. Nos aseguramos de la calificación del vendedor y de que el terminal fuese desbloqueado de fábrica o Unlocked Factory, creo que se escribe así.

Cuando llegó, yo ya sabía iniciarlo sola y así lo hice. la experiencia fue aún mejor. Es que eso era lo máximo para mí. El apego se transformó en vicio y luego en dependencia. Tanto que tuve problemas con mi esposo. Me costó mucho explicarle que , aunque él solo veía una mujer con un celular en la mano, las acciones eran distintas. De hecho el teléfono era mi biblioteca, mi navegador web, mi radio, mi reproductor de música, mi noticiero, en realidad para eso es para lo que uso Twitter, para recibir información de lo que me interesa. En fin, que mi cuerpo pasó a estar formado por cabeza, tronco, extremidades y iPhone.

Cuando llegó iOS 7, tuve uno que otro problema, pero no fue la gran cosa y los parches que lo solucionaban salieron rápido. Las prestaciones que trajo hicieron enmudecer en mí las posibles críticas a los fallos y cuando éstos se corrigieron, olvidé que existieron. Incluso recuerdo que se mencionó algo de problemas con usuarios de VoiceOver en la descripción de una de las actualizaciones.

La llegada de iOS 8 ha supuesto un evento traumático para mi. Si bien es cierto que nadie me puso una pistola en la cabeza para que actualizara, también es cierto que tengo un blog en el que intento ayudar a los novatos y pensé que si no lo hacía no podría responder sus preguntas en caso de apuro. De nuevo, nadie me nombró redentora de novatos, lo hago porque quiero.

El caso es que actualicé y metí los dos pies en un solo zapato para decirlo de manera decente pero por mi cabeza cruzan infinidad de sinónimos non santos que definen la frustración que siento.

De entre los que actualizaron han salido posturas varias, desde los que quieren ocultar el sol con un dedo diciendo que “son fallos menores y que pronto se corregirán”, hasta los que plantean vender su manzanito para irse al litoral del robotito verde. Era verde la última vez que lo ví.

En mi caso particular, tras la actualización he pasado por las siete etapas del duelo:

  • Shock: Oh. por Dios!!! Es tan malo como decían!!!
  • Negación: Esto no es posible! Cómo Apple puede publicar algo así? Dónde quedó la supuesta apuesta de Apple por la accesibilidad? Y yo sin poder volver a iOS 7.
  • Coraje: Buenísimo que me pase, quien me manda.
  • Culpa: Porqué no le hice caso a los que saben? Sigue creyéndote gente, buena animal.
  • Tristeza: Cómo disfrutaremos de las nuevas prestaciones si hemos perdido las ya ganadas?
  • Miedo: Qué haré mientras esto pasa, si tengo demasiadas funciones diarias que se apoyan en el uso del iPhone.
  • Aceptación: Bien, a lo hecho pecho, hay que ver como moverse, difundir y reclamar con altura.

Mientras pasaba mi duelo me surgieron estas preguntas:

  • ¿Será que Apple no tiene personas ciegas que prueben VoiceOver? Yo creo que sí porque de lo contrario no hubiesen hecho tan buen trabajo en versiones anteriores.
  • ¿Estas personas habrán hecho su trabajo esta vez? Creo que sí porque si no, no les pagaran y resulta sospechoso que Apple dejara la puerta abierta para que tanto ciegos como personas sin discapacidad pudiesen regresar a iOS 7, siendo que antes cerraban todas las vías de retroceso nomas salir una versión. Esto me hace sospechar que ellos conocían de los errores en todos los aspectos que poseía iOS 8.
  • ¿Porqué no pensaron en los usuarios de VoiceOver? Por lo poco que les gastamos. Aunque para la media de nosotros un aparato de la manzana nos cueste un riñón. La totalidad de lo que les gastamos es insignificante.
  • ¿Porqué se lanzan versiones que parecen betas? Creo que para cumplir con un calendario pero no sé contra quién se compite. Esta política ha llevado a que los errores del sistema hayan opacado el lanzamiento del reloj y la nueva forma de pago.

Aunque no cambiaría la manzana por nada, no puedo quedarme callada ante algunos que dicen que los fallos son una cosita de nada. No puedo hacer dos llamadas telefónicas seguidas porque cuando pulsamos una tecla se emite un sonido terriblemente molesto y que no cesa hasta que se cierra la aplicación teléfono o apagando el móvil, no puedo copiar enlaces correctamente desde Safari, cuando quiero responder un correo el teclado se oculta solo, a cada rato Voice se apaga y, sin querer, activo algo y luego no sé donde estoy, y me dicen que no es nada. Me gustaría tenerlos en frente para enseñarles lo que es peine caliente en moño malo.

Ya Apple lanzó la primera beta de iOS 8.1. Espero que los reportes sean tomados en cuenta pero también nosotros debemos movernos y protestar. Lean el manual de usuario de iOS 8 y verán que nos han engañado porque hay muchas cosas que se supone podemos hacer con VoiceOver que no se están pudiendo realizar por los errores.

Dejo fuera del tema las aplicaciones de terceros porque ellos son muy dueños de diseñar sus aplicaciones como quieran. nosotros podemos perfectamente devolver una aplicación que, después de comprada nos resulte inaccesible, o contactar con un desarrollador en particular para hacerle la observación d que su aplicación es accesible o no.

Finalmente, pienso contactar con todo aquel que conozca y que no esté en el ámbito de la discapacidad para que publique alguna reseña sobre el tema porque mientras la queja se quede entre nosotros y el departamento de accesibilidad de Apple fácilmente nos encuentre Cristo en su segunda venida. Apropósito, ruego a Dios equivocarme y encontrar la sorpresa de que todo se haya arreglado en iOS 8.1

Desde APPerlas queremos hacernos eco de esta noticia y esperamos que con las nuevas versiones de iOS 8, puedan solucionar los problemas que actualmente se les está ocasionando a personas ciegas, en el uso normal que hacían de su iPhone, iPad y iPod TOUCH.

Te pedimos que nos hagas el favor de compartir esta noticia con cuanto más personas mejor, para que podamos darla a conocer a más gente y a ver si APPLE puede poner remedio a esta gran barrera que supone iOS 8 para muchos invidentes.

Muchas gracias a Leitnez por confiar en nosotros y por pasarnos esta queja a la que damos todo nuestro apoyo y esperamos se solucione en breve.

Un saludo y gracias por tu tiempo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][dt_fancy_separator separator_style=”line” separator_color=”accent”][/vc_column][/vc_row]

Más artículos sobre:

Al navegar por esta web acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar